Buscar este blog

viernes, 17 de noviembre de 2017

“Prevención de Riesgos Digitales” para ahorrarte los psicosociales

Puede que no sean técnicamente riesgos laborales. Aun así, no podemos negar que sin la metodología, conocimientos o material adecuados, este nuevo mundo digital nos puede acarrear demasiados dolores de cabeza. No solo en el terreno personal (que también tiene lo suyo), sino en el laboral, en el que un pequeño fallo puede suponer una crisis corporativa.


Ya comentamos hace un tiempo que el estrés informático es un fuerte enemigo de la productividad. Cuando alguna máquina no funciona o nos equivocamos en su uso y no sabemos cómo arreglarlo, pasamos muy rápidamente a un estado de frustración muy negativo para el clima laboral. Este episodio puede producirse un día y le damos un pase. Pero imagina que fuera una situación cotidiana. ¿Funcionará hoy la impresora? ¿Se me volverá a quedar colgado el Outlook? ¿Nos comprarán un servidor para dejar las copias de seguridad? Qué estrés tener que estar sufriendo por esto, ¿no? Se supone que las tecnologías digitales están aquí para facilitarnos el camino. No para complicárnoslo. Si acaban siendo fuente de disgustos, también lo serán de riesgos psicosociales.
Nos guste o no, todo trabajador de oficina y gran parte de otros campos acaban dependiendo de alguna tecnología digital. Y en muchas ocasiones ocurre que no nos dan toda la información necesaria para utilizarla. No se trata sólo de que algo deje de funcionar por sí solo, sino que nos equivoquemos en su uso y acabe siendo más grave de lo que parece.
Por supuesto, no todos los “riesgos digitales” ─término acuñado por la agencia Good Rebels─ son los mismos. Dependerá del puesto de trabajo en el que estemos. Pero nos permitiremos rescatar algún consejo de aquí y allá, que puedan ser de utilidad a la mayoría.
  • Correcta revisión del material informático: es necesario contar con profesionales que puedan verificar el estado de nuestras máquinas, arreglarlo si hace falta y contactar con los fabricantes si es preciso.

  • Ante todo, formación: ni nacemos enseñados ni todos los aparatos son iguales. Siempre deberá haber alguien que domine su funcionamiento, que sepa dónde encontrar las instrucciones y sea capaz de transmitir el conocimiento a los demás.

  • Copias de seguridad: todos los datos que tengamos en local en algún dispositivo deberían tener su propia versión en un servidor externo o en lo que llaman “la nube”. A día de hoy, hay mucho material delicado dentro de los ordenadores como para que haya una sola versión. De esta manera, si se nos muriera una máquina para siempre, por el motivo que sea (¡y sí, pasa!), podríamos recuperar el archivo con el “backup”.

  • ¿Tienes móvil de empresa? ¡Cuidado!: si lo sacas del trabajo, es susceptible a que algún día lo pierdas o te lo puedan robar (¡no te asustes!, le puede pasar a todo el mundo). Asegurémonos de tener una buena contraseña para bloquearlo y que nadie pueda acceder a datos confidenciales. Tunombre123 no vale, ¿eh? Prueba con patrones numéricos y otros signos.

  • Seamos cuidadosos con nuestro uso de las RRSS: ya sean de la empresa si tenemos acceso o incluso las nuestras propias: si descargamos nuestra ira contra una empresa o un trabajador de ésta (aunque a veces se lo puedan merecer) en forma de “tweet”, debemos atenernos a las consecuencias. Es verdad que existen los perfiles anónimos. Pero no olvidemos que según qué casos, se puede rastrear la IP y descubrir el autor detrás de los comentarios maliciosos.

  • ¿No entiendes cómo funciona? Pide ayuda: no te dé vergüenza admitirlo y remítete al segundo punto. Aunque te lo tengan que explicar dos veces, es mejor eso a cometer un error.

  • ¿Has cometido un error? Admítelo: Muchos sólo aprendemos equivocándonos, que ya sabemos que es muy humano. Más vale ser transparentes que crear ambiente de sospecha. Y recordemos que, en algunas ocasiones, todo se acaba sabiendo.
Dicho todo esto, ¡feliz viernes! Aprovechad el fin de semana para “desconectar” un poco, que ya toca.
Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/prevencion-riesgos-digitales-ahorrarte-los-psicosociales/

jueves, 16 de noviembre de 2017

¿Es el 4 + 3 el futuro laboral?

Probablemente mienta quien diga que no se lo ha planteado ni siquiera una vez. ¿Y si la semana laboral constara de 4 días? ¿No sería más fácil empezar con buena energía los lunes, si hubiésemos descansado durante 3 días en vez de 2?
Se trata de una propuesta laboral con la que algunas organizaciones ya están experimentado. Entre ellas, el grupo NC Salud (servicios de nutrición), que el pasado septiembre dio a conocer su nueva política horaria y de conciliación. Lo llaman Plan Flexible y consiste en que, si mantienen la productividad mínima fijada, los empleados podrán disfrutar de un día más de descanso a la semana. De esta forma la empresa ofrecerá una jornada de 32 horas semanales con el objetivo de mantener la plantilla con la máxima motivación y compromiso.
Los empleados que se adhieran a ello seguirán disfrutando del mismo sueldo que cuando trabajaban 5 días. La empresa confía en que dejar disfrutar de más tiempo para el descanso, el ocio y la familia no afectará a negativamente a su productividad, sino más bien al contrario. Además, la flexibilidad de la política horaria seguirá vigente, ya que cada empleado escogerá cuando le van mejor los descansos y con qué horario prefiere trabajar. Por otra parte, las personas que se acojan al programa y que tengan hijos pequeños dispondrán de un bonus de 150 € al mes.

¿Pasar todo el viernes así?
NC también compartió en su comunicado que en una empresa donde el 90% de su plantilla son mujeres, es indispensable fomentar la conciliación laboral y familiar y que esperan que ese programa recompense a los trabajadoras por su eficiencia y consigan darles una vida más completa y satisfactoria.
Puede que en España sean los primeros en poner en marcha una iniciativa así. No obstante, en el sector público de Utah (Estados Unidos) se hizo una iniciativa un poco distinta pero que también permitía trabajar sólo 4 días durante la semana. Eso sí, el cómputo total seguía siendo de 40 horas semanales, con jornadas de 10 horas diarias. Y aunque 10 horas en un día se pueden hacer muy cuesta arriba, la encuesta realizada al cabo de un año de su implementación mostró resultados positivos: 82% de los empleados estaban satisfechos con el nuevo horario. Asimismo, se destacaba que, además de descender las bajas por enfermedad, también se ahorró en tráfico de coches dentro del estado (y con ello la contaminación) junto con el gasto de energía.
Aunque en Estados Unidos se lleven más las 10 horas diarias, sigue existiendo debate sobre si es necesario trabajar 40 a la semana. Tim Ferris, autor del libro ‘La semana laboral de 4 horas, refuta la teoría que la jornada laboral clásica es indispensable para producir con al ritmo adecuado. Más, teniendo en cuenta que cuando se implementó esta jornada, no existían las herramientas tecnológicas de las que disponemos ahora, que han aumentado la velocidad de producción.
La propia OIT también apuesta por esta idea, argumentando que no sólo mejoraría el bienestar de los trabajadores y frenaría la siniestralidad, sino que a la vez ayudaría a crear más puestos de trabajo y que, a menos horas, mayor productividad del trabajador.
Lo cierto es que nos encontramos en un contexto en el que muchas empresas optan por medidas parecidas y en el que se está discutiendo si en unos años habrá trabajo para todos debido a la robotización. Por la que también se experimenta con medidas como una Renta Básica Universal. Sin duda, el ámbito laboral está cambiando y, así como todo tiende a evolucionar, no es tan raro pensar que el modelo de 40 horas semanales se puede quedar obsoleto más pronto de lo que creemos.
Fuente:http://www.proteccion-laboral.com/4-3-futuro-laboral/

miércoles, 15 de noviembre de 2017

PROTECTORES OCULARES Y FACIALES – CLASIFICACIÓN Y NORMATIVA


Existen profesiones en que resulta fundamental la utilización de Protectores Oculares y faciales para proteger a los trabajadores de posibles lesiones, por este motivo, queremos  proporcionar los conocimientos necesarios que facilite la elección más adecuada a la hora de utilizar estos elementos de protección.
Los ojos y la cara son partes de nuestro cuerpo que están más expuestos al peligro y los daños producidos son en muchas ocasiones irreparables. Por este motivo, es de vital importancia la Prevención y evaluación de riesgos, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.
La elección de los protectores oculares y faciales, se determina en función del “nivel de prestación”  dependiendo del riesgo frente al que protejan, (teniendo en cuenta que pueden producirse varios simultáneamente). Dicha elección deberá ser realizada por personal capacitado, con un conocimiento amplio del puestos de trabajo y su entorno, y siempre contando con la colaboración del trabajador.

Factores de riesgos

  • Riesgos mecánicos: proyección de partículas, polvo de partículas gruesas, salpicaduras de líquidos a presión, salpicaduras de metal fundido, arco eléctrico de cortocircuito…
  • Riesgos químicos: salpicadura de sustancias químicas, aerosoles líquidos, humos, gases, vapores, polvo fino, agentes biológicos…
  • Riesgos por radiación: ultravioletas, solares, infrarrojos por soldadura, infrarrojos por calor radiante, laser…
El nivel de riesgo se basa en función de la intensidad del mismo o la gravedad de daños que pueda producir.


Clasificación de protectores oculares y faciales

Existen dos grandes grupos dependiendo de la zona que protejan:
Gafas de protección: solo protegen los ojos y se clasifican:
  • Según el riesgo que vamos a cubrir (mecánico, químico o por radiación)
  • Según el diseño (tipo de montura, sistema de sujeción, sistema de ventilación y con o sin protección lateral).
  • Según las prestaciones del ocular material del protector, clase óptica: pueden ser tipo 1, 2 o 3 y según sus características (graduadas o no graduadas).
Pantallas de protección: protegen los ojos, la totalidad o parte de la cara u otras zonas de la cabeza y se clasifican:
  • Según el riesgo que vamos a cubrir (mecánico, químico o por radiación)
  • Según el diseño: (tipo de montura, tipo de mirilla o marco, sistema de sujeción)
  • Según las prestaciones del visor (material del visor y clase óptica: pueden ser tipo 1, 2 o 3)

Tipos de protectores

Riesgos mecánicos: proyección de partículas (impactos)
Riesgos por radiación (IR, UV, solar, láser)

Riesgos mecánicos:
-Proyección de partículas (impactos)
-Exposición a partículas de polvo gruesas (virutas, humos, polvo, etc)
-Proyecciones de salpicaduras de metales fundidos y sólidos candentes.
Riesgos químicos: Exposición a gases y partículas de polvo finas.
Riesgos por radiación (IR, UV, solar)

Riesgos mecánicos:
-Proyecciones de partículas (impactos)
-Salpicaduras de metales fundidos y sólidos calientes.
-Arco eléctrico de cortocircuito
Riesgos por radiación (IR, UV, solar)

Riesgos mecánicos:
-Proyecciones de partículas (impactos)

Riesgos mecánicos:
– Proyecciones de partículas (impactos)
– Salpicaduras de metales fundidos y sólidos calientes.
Riesgos por radiación procedente de soldadura y técnicas afines.

Normativas Europeas

EN166 Protección individual de los ojos. Requisitos.
EN169 Filtros para soldadura y técnicas relacionadas.
EN170 Filtro para ultravioletas.
EN171 Filtros para infrarrojos.
EN172 Filtros de protección solar para uso laboral.
EN175 Equipos para la protección de los ojos y la cara durante la soldadura y técnicas afines.
EN207 Filtros y gafas de protección contra la radiación láser.
EN208 Gafas de protección para los trabajos de ajuste de láser y sistema láser.

Todos los protectores oculares y filtros pertenecen a la categoría II de la clasificación de los EPIs, excepto los siguientes que son de categoría III:
-Filtros o protectores para ambientes calurosos (igual o superior a 100º)
-Contra radiaciones ionizantes.
-Contra riesgo eléctrico.
-Contra la radiación láser.


Marcado

El marcado sirve para identificar el riesgo contra el que el protector ocular ha sido certificado. Se trata de un código compuesto de una letra y números que indican las especificaciones de protección.
El primer número indica el tipo de protección contra radiaciones ópticas:
2. Ultravioleta
3. Ultravioleta sin alteración de los colores
4. Infrarrojos
5. Luz solar
6. Luz solar con protección específica contra infrarrojos
El segundo número indica el nivel de protección de acuerdo con riesgo expresado en el primero.
Un solo número indica el grado de protección contra varios tipos de soldadura (desde 1.2 hasta 16).
La letra entre paréntesis indica el fabricante. El número siguiente indica la clase óptica (de 1 a 3, donde 1 indica la mejor calidad óptica).
La última letra indica el nivel de resistencia mecánica.


martes, 14 de noviembre de 2017

Bisinosis, síndrome tóxico del polvo orgánico

Bisinosis, conocido también por su sigla inglesa ODTS (Organic Dust Toxic Syndrome) es, según nos recuerda la NTP 802 del INSHT, una enfermedad aguda, febril, no alérgica, caracterizada por fiebre, temblores, tos seca, opresión torácica, disnea, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, fatiga, náusea y malestar general. Los síntomas hacen pensar en la gripe, pero normalmente desaparecen al día siguiente. Bajo este nombre se pueden englobar otras enfermedades tales como las fiebres de los manipuladores de grano (síndrome de los silos), la fiebre de los humidificadores y climatizadores, el síndrome de los poceros y otras fiebres inhalatorias.



Polvo orgánico

La bisinosis es una enfermedad típica de trabajadores expuestos a niveles elevados de polvo orgánico, normalmente en espacios confinados. Es una afección pulmonar causada por la inhalación del polvo del algodón, otras fibras textiles y variedad de polvos orgánicos. El agente causal es una endotoxina bacteriana que se encuentra en el polvo de las fibras. La dolencia se manifiesta con opresión del tórax y disnea (dificultad respiratoria), síntomas que son más acusados el primer día de jornada laboral (de ahí el sobrenombre de ‘fiebre del lunes’), y que suelen ir remitiendo con el paso de los días.
Aunque no es privativa del textil, la bisinosis está tradicionalmente asociada a dicha actividad por el empleo de materias primas como el algodón. El polvo, amalgama de partículas suspendidas en el aire que se libera a la atmósfera durante la manipulación y transformación del algodón, es una mezclacompleja y heterogénea de restos botánicos, tierra y material microbiológico (bacterias y hongos) de composición y actividad biológica variables. Las fibras de algodón son largas y no tienen efectos sobre el sistema respiratorio. Son las partículas de brácteas y otros componentes de la escoria que acompaña a las fibras vegetales los causantes de la bisinosis. Las operaciones con mayor riesgo debido a la exposición son el desmotado, cardado e hilado. El INSHT nos recuerda que “las endotoxinas son las protagonistas de las enfermedades asociadas a los aparatos de aire acondicionado y humidificadores, así como también a la bisinosis. La concentración de endotoxinas en el polvo de las hilanderías dependerá, entre otras variables, del origen geográfico del algodón, de la forma de lavado antes del cardaje, de la ventilación de los locales y de los métodos de hilado.
Las endotoxinas son altamente tóxicas. Provocan fiebre, malestar, alteraciones en el recuento de los leucocitos, afecciones respiratorias y estado de shock, llegando en algunos casos a producir la muerte.
La bisinosis es una afección respiratoria provocada por la inhalación de las micotoxinas presentes en fibras vegetales y polvos orgánicos

Medidas preventivas de la bisinosis

El riesgo se presenta en todas las etapas de proceso de las materias primas susceptibles de liberar polvo en el lugar de trabajo. Por tanto, las medidas preventivas incluirán:
-Limpieza de las estructuras de almacenamiento, eliminando todo indicio de grano derramado, polvo, etc.; eliminar el polvo del equipo y la maquinaria de manipulación y desinfectar los sacos y cestos, mediante soleamiento y tratamiento químico.
-Adopción de medidas de control en la generación de polvo. Trabajar en áreas bien ventiladas y usar ventiladores de extracción, si es posible.
-Usar EPIs apropiados en todas las actividades generadoras de polvo: ropa de trabajo que cubra todo el cuerpo, guantes, botas de protección y gorra, para evitar cortes, pinchazos, picaduras, reacciones alérgicas o contactos indeseados. Curar y proteger inmediatamente cualquier herida.
-Empleo de mascarilla (autofiltrante P3) por parte de las personas que desarrollen su trabajo en zonas de almacenamiento y trasiego de los materiales, así como gafas de protección.
-Mantenimiento de una buena higiene personal, lavándose a menudo las manos.
-Control biológico de plagas en los cultivos.
La primera medida preventiva es atacar el problema en su fuente: existen diferentes técnicas de lavadoeficaces a la hora de reducir o eliminar los efectos del polvo de algodón.
Ello debe complementarse con un control técnico adecuado de las zonas de procesado textil del algodón junto con unos métodos de trabajo correctos, el control médico y el uso de equipos de protección personal, medidas que son por sí mismas suficientes para eliminar en gran parte la bisinosis.
El lavado del algodón con agua templada en autoclave y los sistemas de bloques continuos reducen la concentración residual de endotoxina, tanto en la borra como en el polvo en suspensión en el aire a valores de seguridad. Ello se complementará con un programa de vigilancia de la salud de los trabajadores expuestos (cuestionarios, entrevistas, espirometrías para valorar la función pulmonar, etc.).
Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/bisinosis-sindrome-toxico-del-polvo-organico/


martes, 7 de noviembre de 2017

Deficiencia en el uso de EPI en los sectores agrario y construcción

Casi un 40% de los trabajadores deben utilizar obligatoriamente algún tipo de EPI en su trabajo, y que forman parte principalmente de los sectores de construcción, industria y agricultura.  Sin embargo, desde ASEPAL se advierte que un 10% de los trabajadores que deben utilizar EPI no lo hacen.
Entre julio de 2016 y junio de 2017 tuvieron lugar 70 accidentes mortales en el sector de la agricultura, con un  índice de incidencia de del 10,6.
El segundo ámbito con mayor índice de incidencia fue el de la construcción, con un 9,9 y donde se produjeron 70 siniestros que resultaron ser mortales.
Sin instrucciones suficientes de uso del EPI, un trabajo de selección adecuado, y todo el empeño y dedicación del fabricante para poner en el mercado productos de primera calidad, estos sectores se pueden ver menoscabados por un uso inadecuado del equipo.
Por otro lado, estar exento de utilizar un Equipo de Protección Individual no es lo mismo que estar libre de sufrir un accidente laboral, por ello la prevención y la utilización de equipos cuando se recomienden su uso, son claves para reducir el número de siniestros laborales.
Aunque se trata de sectores con actividades muy diversas y hacer una recomendación general no es sencillo, ASEPAL proporcionan una serie de orientaciones generales acerca de los EPI que de manera más habitual protegen los trabajadores del sector agrario y construcción  y que pueden emplear para la prevención de riesgos laborales:


  • Guantes, para proteger las manos contra agresiones por manipulación o contacto con sustancias químicas, superficies frías o calientes, superficies u objetos afilados, etc.

  • Zapatos o botas de seguridad, ofrecen protección frente a caídas de objetos (o pisotones del ganado, mordeduras, etc.), resbalones, objetos punzantes o cortantes, electricidad estática, etc.

  • Gafas y pantallas de protección, para proteger los ojos y la cara no sólo de impactos de objetos proyectados, vapores, salpicaduras de líquidos y radiaciones de soldadura, sino también de la radiación solar, cuando sea necesario.

  • Tapones para los oídos y orejeras, para proteger de niveles excesivos de ruido procedentes de máquinas y herramientas, animales, etc.

  • Cascos de seguridad, pueden evitar lesiones causadas por la caída de objetos.

  • Protección respiratoria, para eliminar los contaminantes que pueden encontrarse habitualmente como en silos, en procesos de carga y descarga de áridos, trabajos con piedra, etc.

  • Arneses, y otros equipos de trabajo en altura. En los que deberemos tener muy presente el buscar un punto de anclaje suficientemente sólido. Y nunca trabajar en solitario.

  • Vestimenta de protección. Para ofrecer protección frente a riesgos derivados de la exposición a productos químicos, soldadura,baja visibilidad, etc.
Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/deficiencia-uso-epi-los-sectores-agrario-construccion/

lunes, 6 de noviembre de 2017

ESTUDIO ERGONÓMICO POSTURAL DEL TENDIDO DE CABLE ELÉCTRICO (ERGOCABLE)

La siniestralidad laboral relacionada con los sobreesfuerzos en el sector del montaje y el mantenimiento industrial es de un 22%, situándose en un 32,4 % en el total de sectores en España..

Existen muchos estudios generales de levantamiento y movimiento de cargas, incluso alguno específico como por ejemplo: Escuela de espalda – Departamento de Servicios Médicos y Dirección de Prevención de Riesgos de HUNOSA; Guide de bonnes pratiques pour la prévention des troubles músculo-squelettiques dans le secteur de télecomunications – UNI – Europa Telecom. Sin embargo, tras consultar las principales fuentes de información relacionadas con la materia como: (Real Decreto 487/97, Notas Técnicas de Prevención del INSHT, Guía Técnica para Manipulación Manual de Cargas del INSHT del año 1998, y otras, se detecta un vacío de conocimientos en relación al tendido de cableado. 

 

Teniendo en cuenta estos hechos y tras analizar los accidentes, incidentes, las evaluaciones de riesgos y las prácticas preventivas en estos trabajos, se planteó la necesidad de realizar un proyecto de I+D+i relativo a los sistemas de organización del trabajo asociados a las operaciones de tendido de cableado, aplicando conocimientos y tecnologías propias de la ergonomía y biomecánica postural, lo que representa un punto de vista no recogido hasta ahora en el sector eléctrico. 

Objetivos 

El objetivo principal del proyecto no era otro que el poder establecer un sistema de organización de este tipo de trabajos de una forma mas segura y saludable para los trabajadores obteniendo para ello nuevas prácticas, equipos y equipos auxiliares que superaran a los actuales en cuanto a la reducción de los riesgos relacionados con esta tarea y poder generar un nuevo conocimiento en materia de PRL en el sector eléctrico. 

Metodología
Las Fases mediante las cuales se desarrolló el proyecto fueron las siguientes: RECOPILACIÓN Y ANÁLISIS DE DATOS Se comenzó por un trabajo de campo analizando los diferentes tipos de tendidos de cable que se presentan en las actividades de montaje y mantenimiento de infraestructuras eléctricas (sobre bandeja en altura, sobre bandeja a poca altura, subterráneos, zanja, sobre apoyos, aéreos, etc.) y establecimos reuniones y grupos de mejora con los Mandos y trabajadores que realizan estos trabajos.


Se analizaron los datos, tanto procedentes de las visitas a obras como en los laboratorios del Centro Tecnológico para la Automoción de Galicia. Para ello se aplicaron técnicas de objetivación de la actividad muscular: Electro miografía (EMG) para evaluar de entre diferentes técnicas de tendido la más adecuada desde un punto de vista biomecánico. Este equipo nos ayudó bajo condiciones de simulación de laboratorio, a objetivar los movimientos realizados así como los propuestos por el equipo de trabajo, con objeto de comparar las bondades de unos y otros en cuanto a ergonomía se refiere.

FORMULACIÓN Y VALIDACIÓN DE INSTRUCCIONES ERGONÓMICAS DE TRABAJO 

En esta fase se establecieron las recomendaciones organizacionales y pautas posturales para los trabajadores intervinientes en esta tarea, así como técnicas de movimiento para este tipo específico de cargas. 

 PROTOTIPOS INNOVADORES DE HERRAMIENTAS TIRACABLES Y EPIS ALTERNATIVOS 

Se realizó un estudio previo de los sistemas existentes, desde medios auxiliares como mallas tiracables y rodillos con guía cables, hasta sistemas más complejos que combinan rodillos y poleas. Asimismo se buscaron equipos de protección que pudieran facilitar estas labores y que actualmente tienen otras aplicaciones como jardinería o alpinismo. A partir de este estudio se han identificado equipos de interés (rodilleras, bancos auxiliares, y otros) y se diseñó un prototipo de útil tiracables que viene a cubrir el vacío identificado en tendido sobre bandeja cuando confluyen diferentes tipos de bandeja en una obra. EST

- Accesorios y ayudas mecánicas:



  Prototipos innovadores de herramientas tiracables:

 EPIs alternativos:

VALIDACIÓN DE RESULTADOS 

Antes de llevar las pruebas a obra se realizaron pruebas y montajes parciales en los almacenes . que permitieron confirmar algunos de los equipos y descartar otros, así como depurar el diseño de nuevos útiles tiracables. 
Posteriormente se validaron estos resultados distribuyendo estos equipos en diferentes cuadrillas y tipos de obra, con el objeto de introducir estos equipos y prácticas en las obras. 

Fuente: http://www.prevencionrsc.uma.es/documentos/ergocable.pdf