Buscar este blog

viernes, 19 de enero de 2018

Empleabilidad: las habilidades con mayor demanda

La visión apocalíptica de las máquinas (y los robots humanoides) que expulsan del mercado laboral a las personas es cierta sólo en parte. Hay cualidades, habilidades y competencias que son exclusivas del ser humano. Por tanto, las máquinas –pese a los avances de la Inteligencia Artificial (IA)- tienen poco que hacer en ese campo (al menos por el momento).
El informe Pearson –en colaboración con Nesta y la Escuela Oxford Martin- que responde al título de “Future of skills. Employment in 2030”, se ha preguntado lo que también se preguntan muchos trabajadores europeos: ¿qué perfiles profesionales solicitará el mercado en una década? La inquietud subyacente es mantener y fomentar la empleabilidad, en ningún caso retroceder en este campo pese a los incesantes y vertiginosos cambios del mercado laboral. En este texto sintetizamos el top-ranking de las habilidades laborales para los años venideros, siempre según la visión de Pearson.
El futuro de las habilidades
Como ya se ha dicho, las habilidades humanas tienen futuro y son un seguro frente a la automatización creciente. No cabe el miedo en esta coyuntura, si bien nos enfrentamos a unas ‘megatendencias’generadoras de incertidumbre y, que según Pearson, son el cambio tecnológico, globalización, cambio demográfico, sostenibilidad ecológica, urbanización, creciente disparidad económica e incertidumbre política.
En el horizonte laboral de mañana (ya es hoy) cobran valor habilidades/cualidades como la empatía, el trato personal y las relaciones de grupo. Igualmente se imponen como norma las estrategias pedagógicas dinámicas, la capacitación y el reentrenamiento constantes. Vamos sin dilación a la lista de habilidades en demanda (son los datos obtenidos en el Reino Unido, aunque podemos extrapolarlos al resto de Europa).
-Aprendizaje activo. Comprender las implicaciones de nueva información tanto para la resolución de problemas futuros como la toma de decisiones.
-Resolver problemas complejos. Identificar problemas complejos y revisar información relacionada para desarrollar y evaluar opciones y adoptar las soluciones.
-Coordinación. Conseguir una simbiosis de nuestras acciones con las de terceros
-Pensamiento crítico. Usar la lógica y el razonamiento para identificar las fortalezas y debilidades de las soluciones alternativas, conclusiones o enfoques de los problemas.
-Razonamiento deductivo. Es la habilidad de aplicar las reglas generales a problemas específicos para generar respuestas con sentido lógico.
-Educación y conocimiento. Conocimiento de los métodos y principios para el diseño de la formación curricular, la enseñanza y la instrucción para individuos y grupos, así como la evaluación de los resultados formativos.
-Fluidez de ideas. Cualidad de generar ideas sobre una materia, sin poner el acento exclusivamente en su calidad, corrección o creatividad.
-Maestría. Capacidad de enseñar a los demás los conocimientos.
-Juicio y decisión. Considerar los costes implícitos y los beneficios de las posibles opciones para optimizar la decisión.
-Estrategias de aprendizaje. Seleccionar y usar métodos y procedimientos de instrucción y entrenamiento para situaciones de aprendizaje o instrucción de nuevos conocimientos.
-Monitoreo. Control y evaluación del desempeño personal, el de otros individuos u organizaciones con vistas a hacer mejoras o emprender acciones correctivas.
-Originalidad. La cualidad de hacer aflorar ideas inusuales o inteligentes sobre un tema o situación determinados, o de abrir vías creativas a la solución de problemas.
-Psicología. Conocimiento de la conducta y la capacidad humana, la diferencias individuales de la habilidad, personalidad e intereses, aprendizaje y motivación; métodos de investigación psicológica y la evaluación y tratamiento de los trastornos afectivos y conductuales.
-Percepción social. Estar al tanto de las reacciones de los demás y entender la causa de las mismas.
-Sociología y antropología. Conocimiento del comportamiento grupal y su dinámica, tendencias sociales e influencias, migraciones humanas, etnicidad, culturas, sus orígenes e historia.
-Análisis de sistemas. Determinar cómo debería funcionar un sistema y cómo puede verse afectado por el cambio de las condiciones, operaciones y el entorno.
-Evaluación de sistemas. Identificación de medidas o indicadores del rendimiento de un sistema y las acciones que se necesitan para mejorar o corregir su desempeño en relación con los objetivos de dicho sistema.

Implicaciones
Afectan al sistema educativo, las empresas y los propios individuos:
-Sistema. Ir más allá de las definiciones genéricas de “Habilidades del siglo XXI”. Los sistemas educativos deberán potenciar la práctica docente y evaluar las habilidades de mayor demanda.
-Empresas. Deberán rediseñar los papeles para equilibrar la tecnología y los recursos humanos. El camino para maximizar la productividad será a través del uso efectivo de la tecnología que complemente las habilidades exclusivamente humanas. En educación, hablamos de tecnología que suplementa (no suplanta) al educador para personalizar el aprendizaje.
-Personas. Desarrollar habilidades que son únicamente humanas. Aunque el avance de la automatización y la inteligencia artificial puede parecer una batalla perdida para algunos, las personas deberán enfocarse en desarrollar las habilidades exclusivamente humanas, como originalidad, fluidez de ideas, y escucha activa.
En pocas palabras, los humanos debemos explotar el hecho diferencial que nos separa –y nos distingue- de las máquinas.

Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/empleabilidad-las-habilidades-mayor-demanda/



lunes, 15 de enero de 2018

Una enfermedad llamada recuperación


2017, el año que acabamos de dejar, presentó cifras crecientes en cuanto a enfermedades profesionales. Un informe de UGT calculó una media nacional de una por cada 1.145 asalariados afiliados a la Seguridad Social y un incremento del 0,93% en los 7 primeros meses, respecto al mismo periodo del año anterior. Pero más alarmante: hasta un 29,8% en comparación con los datos registrados en julio de 2012, año de entrada en vigor de la reforma laboral.
Por su parte, las bajas por enfermedad subieron un 2,72% interanual. Del total de enfermedades profesionales declaradas, 6.453 causaron la baja del trabajador o trabajadora. El 83% del total de enfermedades profesionales fueron causadas por agentes físicos, seguidas a mucha distancia por las enfermedades de la piel (4,97%) y las de agentes biológicos (4,54%). Como detalle, los índices de incidencia son 44,6 enfermedades profesionales por cada 100.000 trabajadoras, mientras que para los hombres es algo menor (40,2).
Las actividades económicas que han registrado más enfermedades fueron las de comercio al por menor, industria de la alimentación y servicios de edificios y actividades de jardinería. Por ocupaciones, el mayor número se concentra en los grupos de otro personal de limpieza operadores de instalaciones y maquinarias fijas y peones de industrias manufactureras.
El absentismo y la “recuperación económica”
Según datos de un estudio de Adecco explicados en El País2016 también representó un incremento en las bajas por enfermedad. “Del 4,7% en 2015 al 4,88% en 2016. Si tenemos en cuenta esta tendencia, en los próximos años veremos datos por encima del 5,5%” apuntaban. Aunque se tienda a asociar el absentismo con el crecimiento de la economía (como estimando que más trabajadores cometen fraude cuando las cosas bien), al comparar datos de antes y después de la crisis; la proporción entre la subida del paro y el descenso del absentismo no es equilibrada (el paro en diciembre de 2007 era del 8,3% con un absentismo del 4,9% y en diciembre de 2016 el índice de paro era del 18,63% con un absentismo del 4,88%).
Puede que debamos buscar, entonces, nuevas causas para este crecimiento de las bajas año tras año. Pues otras consecuencias de la precariedad post crisis son el aumento de los contratos temporales, el envejecimiento de la población activa por falta de nuevas contrataciones (directamente relacionado con una tasa de paro juvenil de casi un 40%) o incluso la falta de recursos en el sistema de salud pública debido a los últimos recortes. Pues tratar enfermedades crónicas o de larga duración presenta cada vez más dificultades. No es un panorama idóneo para lo que ahora llamamos engagement o el compromiso con la empresa de toda la vida.
La temporalidad constante nos hace sentir como números de una plantilla. Si el trabajador no siente fidelidad o cuidados por parte de la empresa, ¿por qué debería aportarlos él? Por su parte, si la población activa ha envejecido, ¿no es comprensible que el aumento de enfermedades aumente con la edad? ¿Y por qué los hay que siguen señalando el aumento del absentismo o el de los contratos firmados como un símbolo de recuperación económica? Los datos, las cifras pueden ser muy exactos. Aun así, sigue siendo necesario leer entre líneas.
Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/una-enfermedad-llamada-recuperacion/

viernes, 5 de enero de 2018

Socializando las filosofías de los gurús

Será viernes sí, pero para muchos es el último día de vacaciones después de navidad. Para colmo se junta con principios de año. Y todos sabemos lo que pasa estas fechas: es hora de hacer listas de muchas cosas que nos ayudarán a ser mejor persona. Como hacemos y cumplimos cada año, ¿no? Por eso cuanta más edad más sabios, porque nuestros padres y abuelos nos llevan años de ventaja empalmando listas de buenos propósitos.
En el ámbito laboral siempre hay mucho por hacer. Así que hemos investigado cuáles son los objetivos más “top” para ser mejor profesionales o al menos más felices en el trabajo, este 2018. Para nuestra sorpresa, la filosofía que nos ayudará a cumplir con este cometido es todo lo contrario. De hecho, se llama “Anti-Goals” que es algo así como anti-objetivos. Pero vamos a seguir llamándolo por su nombre en inglés porque es evidente que suena mucho mejor.
Esta revolución del “management” la presenta el empresario y gurú Andrew Wilkinson, fundador de MetaLab, en un artículo donde plantea que la clave de la felicidad está en, más que perseguir lo que te gusta, detectar lo que no te gusta de tu trabajo para eliminarlo de tu día a día. Y no sólo eso. Lo ejemplifica para que veamos lo fácil que es deshacernos de las tareas o sentimientos que nos incomodan. Sus demonios son las reuniones largas, el calendario repleto, tratar con personas que no le gustan, contraer favores con la gente, tener que permanecer en la ofi, tener que viajar por “business” y estar cansado. Porque, si la buscas, habrá gente a quien no le moleste esta última, pero a él sí.
Pues bien, a Wilkinson sólo le hace falta vencer estos contratiempos para ser más feliz en la ofi. Sabemos lo que pensáis, esto no le resulta igual de fácil a un inversor o un empresario que a un mando intermedio a o a un “currito”. Es que sois unos desconfiados, que nos conocemos. Por eso nos ha gustado tanto el artículo de Esteban Ordóñez en Yorokobu. Él nos hace ver que sí se pueden aplicar estas técnicas desde la clase obrera. Si Wilkinson soluciona el problema de tratar con personas que no le gustan (aunque sólo sea un poco) evitándolas para siempre; como sugiere Ordóñez (y si nuestro jefe no nos cae bien, por ejemplo), nosotros siempre podremos cortar lazos y relacionarnos sólo por e-mail y cuando haga falta. Menos mal de las nuevas tecnologías, ¿eh?
Anti-Goals 2.0. Prole Edition
En Yorokobu se pone algún otro ejemplo de lo que podríamos llamar “Anti-Goals 2.0. Prole Edition”. Pues nosotros vamos a ir un poco más allá que la revista y proponemos una solución creativa a cada uno de estos “working issues”, desde el punto de vista del currante.
Si Wilkinson propone:
  1. Nunca programar una reunión cara a cara si es algo que se puede solucionar por e-mail.
Nosotros podremos imponer ese derecho, aunque no dependa de nosotros. Podremos utilizar al mismo gurú para hacer valer nuestro argumento.
  1. No programarnos más de dos horas de trabajo al día.
“Copy that, Will”. Las 6 horas restantes las podremos aprovechar para pensar cómo podemos seguir mejorando. Tendremos un total de 30 horas semanales para los imprevistos y para hacer más listas.
  1. No nos relacionaremos con gente que nos dé (aunque sea un poco) malas vibraciones.
Lo mismo que propone Ordóñez con el jefe. O con los compañeros. En mi caso, podría comprarme un biombo.
  1. Nunca pedir favores a gente que algún día puede necesitarlo de nosotros.
Por ejemplo: si se nos estropea el ordenador, será mejor hacer excels a escuadra y cartabón. No sea que luego nos pidan horas extras por habernos comprado una máquina nueva.
  1. Trabajar desde un bonito café al lado de un parque en vez de en la oficina.
Yo ya he preparado la solicitud y estoy buscando ese parque.
  1. Hacer videoconferencias o pagar a la gente para que nos visite a nosotros.
He invitado a todos mis compañeros a reunirse en mi casa. Cada uno trae su café. Pero, ¡ojo! Yo pago el bono bus al contado.
  1. Nunca programar reuniones por la mañana y dormir siempre que sea necesario.
Hoy hemos hecho una asamblea, en la que no hemos invitado a algunos compis porque nos dan malas “vibes” y hemos decidido hacer lo que se llaman “corporate siestas”. Traeremos los sofás de nuestras casas para no tener que pedir a la empresa que nos los compren, o estaríamos incumpliendo con el punto 4.
Y como dice el propio gurú, “problem solved”.
PD:
Este artículo no pretende despreciar en ningún momento la filosofía Anti-Goals de Andrew Wilkinson. Sólo poner una nota de humor trasladando algunas ideas a territorios absurdos. Igual es un estilo de trabajo muy útil, pero salta a la vista que sólo es asequible para muy pocos.
¡Feliz año y suerte con las listas!

Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/socializando-las-filosofias-de-los-gurus/

viernes, 29 de diciembre de 2017

Exoesqueletos, servo-asistencia para trabajadores

La ficción de iron-man se sale del celuloide y empieza a cobrar cuerpo en diferentes escenarios laborales donde el empleo de la fuerza es un requisito, pero también una fuente de lesiones que afectan al sistema musculo-esquelético y pueden desencadenar dolencias invalidantes. Los exoesqueletos –esas ortesis que se acoplan como un andamiaje al cuerpo humano y sus extremidades- mejoran día a día. Prueba de ello es la propia evolución de su nomenclatura: ahora son comunes términos como traje biónico, exo-traje, robot portátil (wearable). Lo que permanece inmutable es la idea de proporcionar ayuda mecánica al cuerpo. Ya sabemos que lesionados de diversa índole, personas con disfunciones motoras o distrofia muscular se levantan, andan e interactúan en su entorno, pero este texto no pondrá el foco en la rehabilitación clínica de personas discapacitadas, sino en mostrar algunos ejemplos de la inexorable penetración de los exoesqueletos en el mundo laboral con el papel de servo-asistentes o potenciadores de la capacidad humana (HPA según el acrónimo inglés, con el significado de ‘Human Performance Augmentation’).
Hoy día, en los albores de esta tecnología de servo-asistencia del cuerpo humano, ya no es extraño encontrar exoesqueletos ayudando a los trabajadores de las fábricas (de todo tipo, empezando por las automovilísticas y aeronáuticas), pero también hay exoesqueletos pensados para los sectores de la construcción, logística-transporte-almacenaje, y el sector sanitario.



Fuerza sobrehumana
Un proyecto de Daewoo, en un astillero de Corea del Sur, ensaya la viabilidad de los exoesqueletos en la construcción naval. Por lo pronto, los trabajadores pueden manejar pesos equivalentes al 50% de su propio peso corporal con asombrosa facilidad, lo que, según los promotores de la idea, “ayuda a los trabajadores a ejecutar sus tareas”. Este exoesqueleto se adapta a cualquier persona entre 160 y 185 centímetros de altura. Los trabajadores no sienten el peso de su estructura de 28 kilogramos de carbonoaleación de aluminio y acero, ya que el ‘traje’ se sostiene y está diseñado para seguir los movimientos del usuario. Con una duración de la batería de 3 horas, el exoesqueleto permite a los usuarios caminar a un ritmo normal. El robot se hace solidario al cuerpo del trabajador mediante correas acolchadas situadas en los muslos, la cintura y el pecho. El sistema de articulaciones hidráulicas y motores eléctricos que proporcionan la servo-asistencia al trabajador van conectados a una mochila, que provee la alimentación y el control del ingenio.
Fortis (Lockheed Martin) es otra opción de servo-asistencia para trabajadores industriales y de la construcción. El exoesqueleto Fortis transfiere las cargas soportadas al suelo en posición de pie o de rodillas, permitiendo a los operarios utilizar herramientas pesadas como si fuesen ligeras. Su diseño ergonómico avanzado se acompasa naturalmente con el cuerpo y se adapta a diferentes morfologías y alturas, aumentando la productividad al reducir la fatiga muscular.
En los albores de esta tecnología de servo-asistencia hay exoesqueletos pensados para los sectores de la construcción, logística-transporte-almacenaje y el sector sanitario
En el sector de la salud tienen una destacada prevalencia los trastornos musculo-esqueléticos del personal debidos a sobre esfuerzos que pueden producirse durante la movilización de pacientes, especialmente los de movilidad reducida. Los exoesqueletos se revelan como la ayuda ideal, una asistencia de la que también podrían servirse los familiares de los pacientes en el ámbito privado.

Manipulación manual de cargas
Como regla general, la manipulación manual de cargas sólo debe efectuarse si la tarea se ha considerado segura en la evaluación de riesgos ergonómicos. En cualquier trabajo, una alta frecuencia de movilización de pesos que sobrepasen los 3 kilos puede causar lesiones. Para la manipulación frecuente de cargas superiores a los 3 kg se requiere el uso de un manipulador mecánico, que asistirá en el levantamiento y posicionamiento. En la mayoría de las actividades que implican manipulación manual de cargas (automoción, alimentación, electrónica, logística, construcción, sanidad) el peso de las cargas oscila entre los 5 y los 20 kg.
Las lesiones ergonómicas a causa del trabajo volatilizan hasta en 4% del PIB en países del área Euro, con un coste paralelo de sufrimiento humano. Con los exoesqueletos de última generación es posible eliminar los riesgos bio-mecánicos derivados de las situaciones que se producen generalmente, como:
-Fuerza-esfuerzo. Están determinados por variables como la intensidad, fuerza requerida, grupos musculares que se usan, dirección del esfuerzo, tipo y calidad del agarre, postura.
-Repetitividad. Constituye un factor multiplicador del esfuerzo.
-Posturas forzadas / inadecuadas. Toda articulación tiene un rango de movimiento, por lo que conviene evitar trabajar al límite y buscar los ángulos de confort.
En estas situaciones, el exoesqueleto (traje biónico, robot portátil, exo-traje, o como queramos llamarlo) actúa como un soporte ergonómico. Así, cuando la persona realiza movimientos tales como agacharsepara recoger gran peso, la estructura mecánica se comba o flexiona como si fuera un arco. Ese gesto acumula energía que se libera posteriormente, ayudando a completar el movimiento cuando el usuario se endereza y levanta el peso. Es en ese momento cuando el ingenio mecánico transfiere su potencia al portador, que ejercerá una fuerza muy superior a la que por sí solo posee. En definitiva, los exoesqueletos nos acercan a ese deseo de ser más productivos con menos esfuerzo… y sin lesiones.
Manuel Domene. Periodista
Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/exoesqueletos-servo-asistencia-para-trabajadores/


sábado, 23 de diciembre de 2017

martes, 19 de diciembre de 2017

España sigue empeorando en accidentes laborales

Artículo gentileza de Aepsal
Los datos de septiembre de 2016 a 2017 lo confirman. La construcción vuelve a encabezar la accidentabilidad mortal.
El total de accidentes laborales con baja hasta septiembre 2017 aumenta un 5,1% respecto el año anterior (1,1% en índice de incidencia). En los AL mortales (AL-m) los in itínere compensan el aumento de la construcción.

En el gráfico 1 podemos observar que todos los tipos de accidente laboral con baja suben de septiembre de 2016 a septiembre de 2017.  Un 5,1% según los datos del MEYSS recientemente publicados de este periodo.
Destacan, como desde hace años, los sobreesfuerzos físicos y las caídas y tropezones (éstos tanto en jornada -J- como itínere -IT-).
El aumento en índice de incidencia (ii) es menor, del 1,1%, ya que tiene en cuenta el aumento de la población ocupada, de 14,47 a 15,04 millones de personas, un 3,9%.
En el gráfico 2 podemos observar la influencia de considerar el ii: todos los tipos de accidente aumentan menos, e incluso los sobreesfuerzos físicos disminuyen, aunque siguen siendo los más numerosos con diferencia.

El hecho de que sean los sobreesfuerzos físicos y las caídas y tropezones los accidentes más numerosos debería hacernos meditar, ya que las medidas preventivas a aplicar para evitarlos no son extrañas ni complicadas para las empresas.

Accidentes laborales mortales (AL-m)

Los accidentes mortales registran una evolución distinta, con un aumento de los ocurridos en jornada del 4,6% y una disminución de los ocurridos in itínere del 14,4%. En conjunto, el número de fallecidos es el mismo, 461 personas, 16 muertes más en jornada y 16 menos in itínere.

A la mencionada disminución de los accidentes in itínere se añaden las patologías no traumáticas (7) y, en menor medida, los accidentes de tráfico en jornada (2). En sentido contrario, aumentan de forma destacada los fallecidos por quedar aplastados o ser atrapados (11) y, sobretodo, los fallecidos a consecuencia de una caída (13), aumento que podemos atribuir a la revitalización del sector construcción, como veremos más adelante.
En el gráfico 4 observamos que el índice de incidencia (ii) es muy parecido, con menores aumentos en 2017 debido al aumento de la población ocupada. En conjunto, el ii de los AL-m disminuye un 3,8%.

Esta disminución 3,8% hasta septiembre de 2017 podría sugerir el cambio de tendenciaal alza de los AL-m de 2012 a 2016, en cuyo periodo aumentaron un 11,5% en valores absolutos y un 6,3% en índice de incidencia.
Sin embargo, no podemos olvidar que este descenso se debe a que los AL-m in itínere disminuyen en el mismo número en que aumentan los AL-m en jornada. (16 personas).
En consecuencia, si recordamos que la responsabilidad de los empresarios en los AL se circunscribe a los accidentes ocurridos durante la jornada laboral, debemos concluir que la responsabilidad empresarial ha empeorado en este periodo.
Finalmente, recordar lo que ya dijimos en el estudio de los accidentes de 2016: llevamos 5 años (desde 2012) en que van cambiando los tipos de accidente mortal que aumentan y disminuyen. Por citar un ejemplo, en 2016 aumentaron los accidentes de tráfico, tanto en jornada como in itínere, mientras que en 2017 hasta septiembre aumentan sobre todo las caídas mortales y disminuyen todos los in itínere.

Accidentes laborales en jornada por sectores productivos

Notas metodológicas:
  1. Las estadísticas por sectores facilitadas por el MEYS no incluyen los accidentes in itínere, se limitan a los accidentes ocurridos en jornada, por ello en las gráficas siguientes se aprecia el aumento de este tipo de accidentes.
  2. Por sectores analizaremos exclusivamente las variaciones del índice de incidencia, para no alargarnos innecesariamente. Se ha calculado con los accidentes ocurridos en cada sector sobre el total de personas ocupadas en ese sector. Se añade el índice de incidencia total.

Los accidentes laborales con baja aumentan en todos los sectores productivos. En mayor medida en la Construcción (6,1%) y en el sector Primario (5,1%), en índice de incidencia.
El índice 5.555 del sector Construcción significa que 5,5 de cada 100 ocupados de este sector ha sufrido un accidente laboral con baja durante la jornada laboral.
El aumento total es sólo del 1,0%, ya que el sector servicios, que aglutina al 77,3% de todas las personas ocupadas de España, disminuye un 0,8%.

En cambio, en los accidentes mortales disminuyen todos los sectores, excepto la Construcción, cuyo índice de incidencia aumenta un 45,0%, al aumentar de 41 a 64 muertes en este periodo, y a pesar del aumento del 7,6% de la población que ocupa, aumento que dobla el de todos los otros sectores.
Por ello la Construcción pasa a ser el sector productivo que mayor accidentabilidad mortal registra en este periodo.
En el total de los accidentes en jornada, la accidentabilidad aumenta un 0,6%, a pesar del descenso de los otros tres sectores, descenso importante en los sectores Industria (12,1%) y Primario (7,0%) y aunque menor también importante en el sector servicios (2,6%) ya que como hemos dicho aglutina a tres cuartas partes de la población ocupada.

Fuente: http://www.proteccion-laboral.com/espana-sigue-empeorando-accidentes-laborales/


viernes, 15 de diciembre de 2017

Un cuento de Navidad


Diciembre 2017. Laponia Savukoski (Finlandia). Centro de operaciones de Santa Claus.
Alfred trabaja desde hace más de 15 años como elfo ayudante en la gran organización de Santa Claus que se encarga de repartir los regalos el día de Navidad en gran cantidad de casas de muchos países de todo el mundo.
Son días de mucho ajetreo y estrés, se acerca la Navidad y se acumulan las listas de pedidos, hay mucho trabajo para todos.
El proceso que acaba con los regalos junto al árbol de Navidad en muchas casas conlleva una tarea ingente. Entre otras cosas, antes de validar las listas de peticiones y deseos, se requiere un informe de cada familia y de cada persona, es lo que se conoce como evaluación de bondad. Si, es cierto, Santa Claus y sus elfos ayudantes analizan y valoran el comportamiento y la actitud de los niños y mayores para considerar si son merecedores de los regalos.
Alfred viene ejerciendo esta tarea de elfo de bondades desde hace muchos años y esta mañana al abrir su elfPad ha leído un aviso del gran jefe para que realice con urgencia dos evaluaciones de bondades de dos familias de la ciudad de Mirstrund.
Hace ya tiempo que el gran jefe sólo se dirige a sus ayudantes por vía telemática y sólo para dar órdenes y exigir trabajos, se ha perdido mucho del buen ambiente que había cuándo Alfred comenzó en la organización. Ahora existe mucha competencia en el sector, desde que se liberalizó el sector, ahora existen multitud de agencias y organizaciones proveedoras de eventos festivos y de regalos; desde los cumpleaños, los santos, el Ratoncito Pérez, Halloween, los premios de fin de curso, las propinas del fin de semana, las comuniones, los bautizos, los pasos de ecuador, las fiestas fin de año, las puestas de largo, las aperturas escolares, los aniversarios… Esta competencia ha agriado el carácter del gran jefe, aunque lo disimule bien ante el público. Alfred tiene miedo de que su organización vaya por el mismo camino que la de los vetustos Reyes Magos, cada año con menos clientes y habiendo tenido que despedir a muchos de sus pajes, eso sí, ellos no se han reducido ni un doblón para sus lujosos vestidos y joyas.
En fin, estas cosas hacen que Alfred cada vez sea más escéptico con su trabajo y se sienta menos motivado. Él comenzó ilusionadísimo en su trabajo, le apasionaba, le encantaba el trabajo de campo, el ir a las casas a valorar las bondades, a asesorar a los padres y a los niños sobre los mejores comportamientos a seguir para generar una buena y adecuada cultura bondadosa. Alfred se sentía que de alguna manera velaba y participaba en la bondad de todas esas familias a las que visitaba, se sentía feliz a pesar de que en algunas ocasiones su trabajo no era fácil. Muchas veces las familias recelaban de él, pues pensaban que solo les iba a sacar lo malo y a reprender por ello, otras veces tenía problemas con las autoridades divinas competentes en última instancia de determinar la bondad de las familias y personas. Estos inconvenientes siguen existiendo pero ahora se añade el hecho de que Alfred siente que su trabajo no vale para nada, que no es apreciado ni por las familias, ni por su propia organización ni por el globo terráqueo en general. Muchas veces piensa que las evaluaciones de bondades que realiza son papel mojado, que luego nadie las lee y que realmente no sirven para nada, solo para cumplir con el protocolo. Alfred siente que su trabajo es cada vez más administrativo, más burocrático y menos directo y personal con las familias. Todo el papeleo que le exige actualmente su trabajo hace que no tenga apenas tiempo para salir a hacer las visitas oportunas para recabar información de las familias.
Por otro lado, la organización cada día le exige más y mejores resultados y sobretodo que venda más servicios a las familias, servicios cada días más raros y alejados de la actividad original de la organización, desde alquiler de Papas Noel hasta venta de gorritos y barbas. De momento, no venden cursos de lindio como hacen otros de la competencia, pero todo llegará.
Todo esto evidentemente con unas condiciones laborales muy mejorables, Alfred gana ahora, haciendo mas horas y más trabajo, menos que cuando entró en la organización. Ahora, además de la dura competencia, hay mucho intrusismo en su sector y el nivel formativo de los elfos ayudantes ha descendido mucho. Alfred se formó mucho para poder trabajar, además de sus estudios universitarios realizó el Master en Bondades que por entonces era muy costoso y exigente, ahora parece que son igual de costosos pero mucho menos exigentes.
Alfred volvió a ver en la pantalla el aviso de las dos evaluaciones de bondad pendientes. Eran evaluaciones a realizar a las familias Möelher y Strandt, ambas residentes en el barrio de Östermalm de Mirstrund. Los dos trineos que la organización pone a disposición de los elfos estaban ocupados, así que Alfred tendrá que ir en su viejo trineo particular, y no le hace mucha gracia, pues aunque le abonan las millas recorridas, apenas le da para el consumo de hierba de los alces, el mantenimiento del trineo y la reposición de las cuchillas sobre las que se desliza. Eso sin contar aquella vez que en pleno trayecto se salió del camino y chocó contra un abeto y tuvo que cambiar el trineo por otro. Como le gustaría poder pagarse un trineo de esos voladores tirados por diez o doce renos como los de los elfos jefes.
Los elfos, como todo el mundo sabe, habitan en el mundo mágico de los sueños y normalmente no son visibles para otros seres como los humanos. Los elfos evaluadores como Alfred cuando van a realizar su trabajo a una casa quedan con el ángel protector de la familia, que como todo el mundo sabe, también habitan en el mundo de los sueños.
Después de más de una hora para estacionar su trineo, Alfred llega a casa de los Möelher. El aparcamiento en Escandinavia está cada vez peor. Alfred se acuerda entonces de sus colegas Fiti y Manu que trabajan en Italia y en España y recuerda que ellos allí todavía tienen peor lo de aparcar y además con un clima insoportable, nada que ver con el agradable clima gélido de su tierra, a pesar de que el cambio climático lo ha hecho menos apacible. Además, según le cuentan, por lo que parece allí en el sur de Europa andan bastante más retrasados en el aspecto de bondades, sin duda es otro carácter con el que tienen que lidiar sus colegas.
Como le pasa muchas veces, el Sr. Ströener el ángel de los Möelher no se encuentra en casa a la hora en la que Alfred había quedado con él. Deja pasar un tiempo y le llama a su elfPhone.
  • Ströener?, soy el elfo evaluador de la organización de Santa Claus, estoy en la puerta de su casa tal y como habíamos quedado.
  • Ah si, perdona muchacho, no me acordaba, he tenido que ir a supervisar el nuevo coche que la familia va a adquirir. En un momento llego.
Alfred está acostumbrado a estas cosas, su trabajo no suele valorarse ni considerarse mucho hoy en día. Las familias piensan que tienen derecho a los regalos sin hacer nada por merecerlos. Esto de la bondad, lo consideran una trámite, un papeleo, enseguida se olvidan del tema.
Pasadas dos horas, el ángel Ströener se presenta en la casa y saluda a Alfred.
  • Bueno, cuando quieras muchacho, la verdad es que no tengo mucho tiempo, últimamente tenemos mucho trabajo, las comidas y las cenas de Navidad, los regalos, los dulces y caramelos… y este año en Nochevieja la familia se va a París y a EuroDisney, … ¡menuda ilusión les va a hacer a los chicos!.
  • Han debido de ser pues muy buenos todos.
  • Por supuesto muchacho, en esta familia lo primero es la bondad, ser buena persona es lo principal para todos los miembros de la familia, desde el Sr. Möelher y la Sra. Möelher hasta los pequeños Junior y Clarha.
  • Bien, si le parece Sr. Ströener, podríamos comenzar por la habitación de los chicos.
  • Perfecto muchacho, vamos.
  • Vaya, las camas no están hechas y la habitación está bastante desorganizada, esto no es positivo para la bondad.
  • Ehh, (el Sr. Ströener carraspea) esto siempre está recogido, esta situación es excepcional, será porque los chicos habrán tenido que salir corriendo a su partido de hockey.
  • Ya, ya… tendré que anotarlo…
Alfred está acostumbrado a “las situaciones y comportamientos excepcionales”, lo curioso es que suelen ocurrir con mucha frecuencia cuando él visita a las familias.
  • Bueno, ya que veo que hoy no se encuentran los chicos en casa, ¿me podría describir sus tareas y la bondad de las mismas?.
  • Los chicos son buenos estudiantes, tienen buenos amigos y colaboran en casa todo lo que pueden, incluso hasta sacan a la perrita Chaüd muchas noches.
  • Sr. Ströener, ¿podría inspeccionar un momento los dispositivos móviles de los chicos?
  • Cuando quieras muchacho.
  • Veo que pasan muchas horas viendo videos y jugando a los videojuegos y además no tienen activado el control de menores, con lo que así pueden tener acceso a un montón de contenidos no aptos para ellos, esto no está bien para una adecuada bondad.
  • Eso es imposible muchacho, ¿cómo van a acceder los chicos a esos contenidos?, eso no ha pasado nunca y no puede pasar.
  • Bueno, bueno, mejor tomar las medidas adecuadas para que los chicos apliquen una adecuada bondad. Por supuesto, en esto la responsabilidad es también y sobretodo de los padres, debe recordarse que tienen la responsabilidad in vigilando. No obstante, pondremos al respecto una pequeña referencia en la evaluación de bondades, pero deben saber que el análisis de bondad concreto de todos los medios usados por los miembros de la familia no está incluida en el acuerdo que tenemos con su familia, por lo que deberán llegar a un acuerdo específico para ello.
  • Vaya, nosotros creíamos que con el acuerdo que teníamos estaba todo incluido… la verdad es que esto de la bondad es un sacaperras por todos lados, con todo el respeto a tu trabajo eh muchacho.
  • Así son las cosas, sobre eso tendrá que hablar con mi organización. Como me ha dicho que no tiene mucho tiempo y yo tampoco lo tengo, si le parece bien, le voy a dejar un cuestionario para que me lo remita cumplimentado y así poder terminar la evaluación de bondades de la familia. Verá que son puntos básicos de bondad en una familia; discusiones y riñas entre sus miembros, colaboración en las tareas domésticas, cumplimiento de las obligaciones y responsabilidades laborales y docentes, colaboración con la comunidad, reciclaje y respecto del medio ambiente, etc.
Alfred apuntó en su elfNotes algunas de las deficiencias visibles que había observado sobre la marcha en la casa de los Möelher y otras consideraciones de interés que había sonsacado al escurridizo del Sr. Ströener; los Sres. Möelher parece que no pasaban mucho tiempo con sus hijos, las notas de los chicos eran claramente mejorables, el reciclaje no era del todo el adecuado, la colaboración con la comunidad era muy escasa, los hábitos alimenticios no eran los más apropiados… y un detalle interesante… había podido observar sobre un escritorio, listas para enviar, unas cartas a los Reyes Magos… habría que tratarles bien, no convenía perderlos de clientes. Sin duda, hacía falta mucha más cultura bondadosa en esa familia y una mejor integración de la bondad a todos los niveles, desde los abuelitos Maüd y Shephard hasta los pequeños Junior y Clarha, pasando por supuesto por los padres, el Sr. Möelher y la Sra. Möelher y hasta la perrita Chaüd.
Sin duda uno de los aspectos de su trabajo que más preocupaba a Alfred era el no poder incidir en alguna de las familias que visitaba y que alguno de sus miembros sufriese un incidente de maldad que le acarrease graves consecuencias, esto era lo que más le angustiaba. Evidentemente no se podía controlar todo y revisar e inspeccionar todos los comportamientos y elementos de una casa, a veces se escapaba algo, otras veces la familia no aportaba toda la información necesaria, otras muchas no había la sensibilización adecuada en algunas familias. En fin, Alfred trataba de hacer lo mejor posible su trabajo pero a veces aparecía algún descarriado el cual a partir de entonces ya no tendría más regalos de Santa Claus… Todavía no se estilaba en su organización lo de regalar carbón como otros…
Alfred miro la hora y vio que se le estaba haciendo muy tarde, cuando volviese a su oficina apenas tendría tiempo para realizar las evaluaciones pendientes. Todavía le falta la evaluación de la familia Strandt, no obstante, piensa que lo mejor será llamar a su ángel y enviarle el cuestionario para que se lo devuelva cumplimentado. Además, todas las evaluaciones constan de un cuerpo de texto común que se “corta y pega” y en el que se incluyen la práctica totalidad de los aspectos de bondad de una familia estándar y las propuestas para la mejora de las bondades familiares y de sus miembros. Realmente cada evaluación solo supone añadir cuatro cosas, pero esto, por supuesto, no puede decirse muy alto.
Total, Alfred está convencido de que sus evaluaciones no las lee prácticamente nadie y que acaban en un cajón. Con el tiempo, Alfred ha perdido mucha de la ilusión que tenía al principio en el ámbito de la bondad. No obstante, siempre trata de sacar algo positivo de su trabajo, piensa que algún granito de arena pondrá su trabajo diario en la creación de una cultura de la bondad. Eso es, la bondad no se construye en un día, hay que concienciar, sensibilizar e instruir muchas conciencias, y eso cuesta. Poco a poco construiremos un mundo mejor y más bondadoso.
Alfred acaba de enviar las evaluaciones de bondades pendientes y da por finalizado su duro día de trabajo. Ahora le queda otra dura tarea con sus tres pequeños hijitos, menos mal que él es un experto en bondades….
FELIZ NAVIDAD

Fuente: http://prevencionar.com/2017/12/11/cuento-navidad-prevencionistas/